Astronomia

Estaciones Orbitas


LAS ESTACIONES ORBITALES Definibles como refugios en el espacio, las estaciones orbitales tienen un papel clave en las actividades humanas en el espacio. Desde la primera estación orbital de la humanidad, la rusa Salyut-1 en 1971, la historia de la presencia humana en el espacio ha estado estrechamente unida a estos laboratorios del cielo. Popularizadas por la ciencia-ficción como inmensas ruedas giratorias, las primeras estaciones orbitales eran diminutas, pero poco a poco han ido ganando en tamaño y complejidad. En ellas se han realizado innumerables trabajos posibles sólo en ingravidez o desde la magnífica atalaya que brinda el espacio. Las estaciones orbitales han sido el escenario de sucesivos récords de permanencia en el espacio. En diversos artículos, he repasado esta apasionante historia. Conocí en persona a uno de los cosmonautas que en su día batieron un récord de estancia en el espacio, el ruso Oleg Atkov, una magnífica persona, y aparte de entrevistarle para dos revistas, también pude entregarle ejemplares de los números de otra donde años atrás se publicó una miniserie mía sobre las estaciones orbitales Salyut, en la que hablaba, entre otros, de Atkov. Cuando escribí esa serie no podía imaginar que le acabaría entregando ejemplares a uno de los propios cosmonautas. Pero la anécdota más inesperada de Atkov es que me hizo un favor importante sin que yo se lo pidiera: Pocos meses después de habernos conocido, fui recomendado por él como colaborador a los responsables de una nueva revista de astronáutica para cuyo primer número le entrevistaron; una recomendación de lujo que surtió efecto como era de esperar. La editorial se puso en contacto conmigo de inmediato y empecé a escribir artículos para esa revista. La segunda generación de estaciones espaciales introduce un elemento muy novedoso, tienen varios puertos de atraque y pueden ser repostadas en orbita, para este fin se fabrican las naves Progress que regularmente atracan de manera automática y las tripulaciones descargan las vituallas y los tanques de combustible de la estación se llenan del combustible gastado en los cambios de orbita. Otro uso de las naves Progress fue el de contenedor de desperdicios, una vez cumplida su misión se separaba y era dirigida a la atmósfera para su destrucción. Corresponden a esta clase de estaciones las Salyut 6 y Salyut 7.

Maria Trejo